• Cómo evitar que las cerraduras se atasquen

  • Evitar que las cerraduras se atasquen

    Uno de los problemas más comunes en cerrajería es que las cerraduras se atasquen. Si quieres evitar que tu cerradura se pueda atascar y no poder abrir una cerradura, lo que debes hacer es tomar en cuenta los siguientes consejos. Si nos los tienes en cuenta, con el tiempo tu cerradura no funcionará y tendrás que llamar a un cerrajero para que te abra la puerta o ponerle solución por ti mismo.

    ¿Cómo podemos evitar los atascos en las cerraduras?

    Ninguna cerradura está exenta de no atascarse, pero la probabilidad de atasco es mucho más elevada en las cerraduras que se usan poco. Supongamos que tienes una cerradura en una segunda vivienda. Esta cerradura al usarse menos, es mucho más propensa a atascarse que la cerradura de tu vivienda habitual. Lo mismo sucede con otras cerraduras poco utilizadas como las de una despensa o trasteros.

    A continuación, te vamos a mostrar una serie de consejos para evitar que las cerraduras se atasquen.

    Engrasar las cerraduras y las llaves

    Si notas que tu cerradura comienza a dar síntomas de atascamiento, es importante engrasar de manera correcta las cerraduras y las llaves. Si engrasas la cerradura a tiempo, la misma volverá a funcionar normalmente, por lo que no tendrás problemas con tu cerradura.

    La técnica de engrasado es realmente muy sencilla. Coge un pincel y úntalo con un poco de aceite. Ahora solo debes aplicar ese aceite en las zonas de contacto. Una vez dado el aceite, solo debes introducir la llave y mover un poco la cerradura, para que la aceite engrase todos sus elementos. Si no quieres dar a tu cerradura aceite, puedes apostar por engrasar con grafito o aerosoles. Eso sí, ten cuidado a la hora de usarlos, con el objetivo de no dañar la puerta por un mal uso.

    Para evitar problemas, en cuanto notes que tu cerradura comienza a dejar de funcionar con suavidad, solo debes engrasarla y todo volverá a la normalidad.

    Usar parafina

    Para usar esta técnica, deberás tener parafina y agua caliente. Para comenzar, introduce la llave en agua caliente y acto seguido en parafina. Cuando la llave tenga parafina (solo en la parte de contacto con la cerradura), será el momento de introducirla. La parafina cuenta con un alto poder lubricante, haciendo que la cerradura vuelva a funcionar en la gran mayoría de casos. Este sistema te ayudará a resolver incluso los problemas graves de tu cerradura por atascos.

    Evitar que las cerraduras se atasquen

    Usar minas de lápiz

    Este sistema solo se debe usar cuando el atasco no sea muy grave. Debes pintar los dientes de la llave y acto seguido meter la llave en la cerradura. Aunque parezca mentira, la mina del lápiz es lubricante y puede ayudar a tu cerradura a volver a funcionar con normalidad. Pero repito, este sistema solo funcionará si el atasco es pequeño.

    Quitar la cerradura de la puerta

    Aunque parezca mentira, muchas personas optan por quitar la cerradura para evitar que la misma pueda impedir el acceso a la vivienda a los miembros de la familia. En este caso se crea una gran inseguridad en la vivienda. Cualquier persona podrá entrar en la vivienda sin que nada se lo impida. A pesar de que no es una idea muy usada, si se te ha pasado por la cabeza, no te recomiendo realizarla.

    Reparar la cerradura con un cerrajero

    Seguramente no quieras llamar a un cerrajero porque el mismo te costará dinero, pero en ocasiones es inevitable llamarlo. Si has probado los consejos anteriores y ninguno te ha dado resultado, entonces no te queda otra que llamar a un profesional.

    Siempre debes llamar a un buen cerrajero y solicitar un presupuesto. Si el cerrajero es de buena calidad, te cobrará poco y te hará un buen trabajo. Eso sí, en ocasiones puede que la cerradura sea muy vieja y la tengas que cambiar. En este caso el profesional te recomendará cambiarla, aunque siempre debes tener tú la última palabra.

Clic aquí para llamarnos al ✆ 633 55 75 75