• Partes de una cerradura

  • Partes de una cerradura

    Tanto si tienes curiosidad como si quieres aprender las diferentes partes de una cerradura, en este artículo lo podrás conseguir. El conocer no ocupa lugar, por lo que puede ser buna buena idea conocer las diferentes partes de una cerradura, para que en caso de tener algún problema con ella, lo puedas solucionar mucho mejor. En muchas ocasiones, a la hora de llamar al cerrajero no sabemos explicar bien el problema que tenemos con la cerradura. Esto hace que el cerrajero emita un presupuesto y luego sea otro, porque que pensaba que el problema era otro. De esta manera, si conoces las diferentes partes, esto no sucederá.

    En cerrajerosb2b queremos enseñarte de manera resumida sus partes. Así podrás reconocerlas fácilmente.

    ¿Tipos de cerraduras?

    Principalmente hay 2 tipos de cerraduras.

    La cerradura embutida es una de las más usadas. Como podrás imaginar, esta variedad de cerradura se instala embutida o en el interior de la puerta. De esta manera, solo podrás ver la parte por donde tendrás que meter la llave para poder abrir o candar la puerta. Son muy cómodas. En cuanto a la seguridad, son bastante seguras, pero dependerá del modelo elegido.

    El otro tipo son las cerraduras de sobreponer. Esta variedad destaca por ir sobrepuesta sobre la puerta y no en su interior. En este caso queda todo a la vista, tanto el cerradero como la propia cerradura. En el mercado hay una gran cantidad de variedades de este tipo. Según el tipo de seguridad que estés buscando, su diseño será uno u otro, aunque en muchas ocasiones no es realmente muy elegante.

    Finalmente hay que tener en cuenta que el cerrojo no es lo mismo que una cerradura de sobreponer, a pesar de que se instalan sobre la puerta. El cerrojo cuenta con un pasador de alta seguridad y resistente que queda a la vista. Y en muchas ocasiones también cuentan con una cadena, para conseguir que la puerta pueda ofrecer una mayor seguridad ante los robos.

    Componentes de una cerradura

    No todas las cerraduras tienen las mismas partes, pero nos vamos a centrar en una normal, para que puedas conocer sus principales partes.

    Frontal

    El frontal es la parte visible que se puede ver fácilmente en el canto de la puerta. En esta parte de la cerradura podremos ver una serie de tornillos. Estos tornillos son los encargados de sujetar el bombín en su sitio y sujetar la cerradura a la puerta para que no se caiga.

    Resbalón

    Es la pieza que se sitúa en el frontal y entra y sale. Esta pieza se introduce en la cerradura cuando bajamos el manillar de la cerradura o introducimos la llave para hacer girar el cilindro. Gracias a que se retrae, podemos abrir la puerta y entrar en el interior. Todo esto es posible gracias a su forma.

    Bulones

    Esta pieza también puede ser reconocida bajo el nombre de paletón. Estas son las piezas que en el interior de la caja se retraen para permitir que la cerradura se pueda abrir. Este sistema solo funciona cuando se introduce la llave para abrir la puerta. En el caso de querer cerrar la puerta, los bulones salen y así la puerta permanecerá cerrada hasta volver a introducir la llave para abrirla.

    Bombín

    Como en el caso anterior, esta pieza también se la conoce bajo otros nombres, como bombillo o cilindro. Estos nombres siempre hacen referencia a la misma pieza.

    Fotos de partes de una cerradura

    El bombín es una de las piezas más importantes de la cerradura. Es donde metemos la llave para poder accionar su mecanismo. Gracias a ella, la cerradura permite cerrar y abrir la puerta cómodamente. La ventaja del cilindro es que, si se estropea, no tienes que cambiar toda la cerradura, basta con cambiarlo y listo. Esto te ayudará a tener una buena seguridad sin tener que gastar tanto dinero.

    Dentro de este rango podremos encontrar diferentes variedades. La versión europerfil es una de las versiones más usadas actualmente. Pero también podemos encontrar otras variedades como redondos u ovalados.

    Pomo o manilla

    Son unas piezas que tendrás que pulsar o bajar para poder abrir la puerta. Esta pieza seguro que la conoces, ya que está presente en todas las puertas, tengan o no cerradura.

    Cerradero

    Es la parte que encontramos donde se sitúa el resbalón. Esta placa de hierro que está sujeta a la cerradura. Además, se dan lugar otros elementos de la cerradura como los bulones o el paletón entre otros.

    Bocallave

    Esta pieza solo tiene lugar en las cerraduras que no cuentan con bombín. Es el lugar por donde se introduce la llave para abrir las puertas en las cerraduras sin bombines.

    Diferentes tipos de llaves

    Dependiendo del tipo de llave que tenga tu cerradura, la misma tendrá un mecanismo u otro. Para ayudarte un poco más en la compresión de las cerraduras, vamos a mostrarte algunas de las llaves más comunes en el mercado.

    Llaves clásicas

    Realmente este tipo de llaves se usan muy poco o nada. Estas cerraduras son muy grandes y para nada cómodas de llevar. Realmente son las llaves que se usaban en las cerraduras grandes, por ejemplo, en las cerraduras de los castillos entre otros.

    Llaves de serreta

    Esta variedad en algunos lugares es conocida bajo el nombre de llaves de sierra. A día de hoy es la variedad de llave más usada, tanto en viviendas como en negocios. Esta llave destaca por tener un borde dentado, el cual es la clave que permite abrir la cerradura. Cada cerradura tiene una llave diferente, para que solo esa llave pueda abrir la puerta.

    Llaves de seguridad

    Esta opción se usa mucho sobre todo en las puertas blindadas. Destaca por tener hendiduras y bordes rectos. Son bastante sencillas y comunes, por lo que seguramente en tu llavero tendrás alguna de este tipo.

    Llave de pompa

    Son parecidas a las llaves de paleta, de las cuales te vamos a hablar a continuación. Este tipo de llave destaca por tener dientes en las dos partes de la llave.

    Llaves de paleta o paletón

    Esta variedad solo es usada en las cerraduras de borjas o como en otros lugares se llaman, cerraduras de gorjas. Este tipo de cerraduras se suelen usar principalmente en las puertas acorazadas.

    En este caso, cuenta con una espiga cilíndrica en el centro de la llave y un diente que sale en un lateral, a diferencia del modelo anterior, que tenía 2 dientes, uno a cada lado. En estas puertas no podrás ver el bombín, ya que está oculto. Solo podrás ver el agujero por donde tendrás que meter la llave para poder abrir la puerta o cerrarla.

    Llaves cruciformes

    Cuentan con una espiga cilíndrica en el centro y suelen ser bastante largas. Dependiendo del modelo puede tener más o menos dientes y en ocasiones tiene una estructura en forma de cruz.

    Estas son las principales variedades de llaves en el mercado a día de hoy. Hay que recordar que existen muchas otras, pero son mucho menos comunes. Por ejemplo, la llave electrónica se está poniendo muy de moda, pero todavía es poco utilizada en el día a día. Eso sí, se espera que en los próximos años vaya ganando protagonismo.

Clic aquí para llamarnos al ✆ 633 55 75 75