• Qué son las cerraduras embutidas

  • Qué son las cerraduras embutidas

    Las cerraduras embutidas son aquellas cerraduras que se encuentran en el lateral de las puertas empotradas o embutidas. Estas cerraduras destacan por ser muy discretas. La gran parte de su masa está en el interior de la puerta. Tan solo podrás ver la parte por donde tendrás que meter la llave, ya que el resto estará oculto.

    Dentro de este rango podrás apostar por diferentes tipos de cerraduras. Por ejemplo, puedes apostar por instalar en tu puerta una cerradura embutida de seguridad. Este tipo de cerraduras destacan por contar con un importante mecanismo de autobloqueo en caso de que la cerradura note que está siendo manipulada. Gracias a este bloqueo, al ladrón se le pondrán las cosas muy complicadas y por ello tendrá casi imposible abrir la puerta. Eso sí, estas cerraduras son más caras y por ello deberás valorar si realmente te interesa realizar o no la inversión.

    ¿Qué cerradura embutida comprar?

    A la hora de elegir una buena cerradura es muy importante tener una serie de puntos en cuenta. Como es normal, el primer punto a tener en cuenta es el del presupuesto. Dependiendo del dinero que tengas para realizar tu compra, podrás adquirir un modelo más seguro o menos. No debes olvidar que la seguridad no se regala. Por este motivo, siempre que busques seguridad, siempre la debes pagar. Nunca encontrarás una cerradura de última generación a un precio muy barato. Y en caso de encontrarlo desconfía, porque seguramente haya algo oculto.

    Es muy importante fijarse en el cilindro de la cerradura. Como mínimo te recomendamos que sea antibumping, para evitar que un ladrón pueda abrir tu puerta con un método tan conocido. Además, en la medida que sea posible tiene que contar con otras medidas de seguridad como el sistema anti ganzúa o de anti palanca entre otros. Lo importante siempre debe ser conseguir la seguridad que se está buscando en una vivienda. Así, no solo podrás estar tu tranquilo, sino que tu familia también podrá estar muy segura en el hogar.

    Es importante adquirir siempre un modelo fabricado por una marca reconocida. No las recomendamos porque sean de marca, sino porque en realidad son mucho más seguras que las de marcas menos conocidas. Esto es posible gracias a que estas marcas cuentan con mejores expertos, los cuales fabrican cerraduras cada vez más seguras. Para evitar problemas, siempre debes apostar por lo conocido, para evitar llevarte algún susto en el futuro. Eso sí, si tienes un cerrajero de confianza y te recomienda una marca no tan conocida, porque ha trabajado con ella y es muy segura, entonces adelante. Tu siempre debes tener la última palabra.

    ¿Cómo instalar una cerradura embutida?

    Si has comprado tu cerradura ideal, pero no quieres que un cerrajero te la instale para ahorrarte ese dinero, debes saber que la puedes instalar tu. Eso sí, siempre con mucho cuidado, para poder tener la seguridad de que la cerradura ha quedado bien instalada. Una cerradura mal instalada es como si no estuviese puesta, ya que los ladrones la podrán abrir sin ningún tipo de problema.

    Una vez dicho esto, antes de ponerte manos a la obra para realizar la instalación, es muy importante que cuentes con todas las herramientas necesarias para poder ponerla por ti mismo. Para ello te recomiendo tener a mano un destornillador, una lima, una taladradora con brocas para madera y otras para metal, un metro, una corona dentada, un formón y sobre todo la cerradura que quieras instalar. Como puedes ver, si no cuentas con buena parte de las herramientas necesarias, igual que te interesa más llamar a un cerrajero directamente.

    Instalación de cerradura embutida

    Antes de comenzar la instalación siempre tienes que mirar el sentido de la apertura de la puerta. Dependiendo de si abre para la derecha o la izquierda, deberás comprar una cerradura u otra.

    Si tu puerta no había tenido una cerradura anteriormente debes seguir leyendo. Si ya tenía otra, los pasos serán muy fáciles. Solo deberás quitar la anterior y poner la nueva. Y si tienes la suerte de que las medidas son las mismas, entonces la instalación aún será más sencilla. Para conseguirlo, te invito a comprar una cerradura de la misma marca y así podrás tener la seguridad de que la cerradura será igual. O al menos lo suele ser en la gran mayoría de casos.

    Si no tienes cerradura anterior, entonces la cosa se pone un poco más complicada, pero vamos a ver los pasos que debes realizar para instalarla en tu puerta.

    Para comenzar deberás marcar la zona de 1.05 cm de altura más o menos, con el objetivo de que quede la manivela a una altura adecuada.

    A continuación, vamos a usar la taladradora. Para evitar pasarnos, siempre hay que usar un tope, para conseguir unos taladros perfectos. Ahora deberás comenzar a realizar los taladros necesarios para poder instalar la cerradura.

    Con el formón y la lima deberás conseguir un hueco perfecto en la puerta, para más tarde poder poner la caja de la cerradura en su interior. Una vez realizado el hueco, deberás introducir la caja. El hueco tiene que ser perfecto, para conseguir que la misma quede perfectamente instalada y por ello la puerta pueda abrir y cerrar perfectamente. En caso de realizar una mala instalación, tu cerradura no funcionará bien, por lo que tendrás que hacer más trabajos hasta conseguirla poner en el lugar adecuado. Ten cuidado con los taladros, no siendo que estropees la puerta y te saga mucho más caro que si hubiese llamado a un cerrajero.

    El siguiente paso es el de instalar el bombín, para lo cual necesitarás una corona dentada, la cual te ayudará a realizar el agujero. Este agujero tendrá que tener la medida perfecta y tendrá que estar en ambos lados. La instalación la deberás finalizar poniendo una buena chapa de protección y más tarde instalando los embellecedores. Si la instalación la quieres realizar una puerta metálica, los pasos serán los mismos, aunque el proceso será más largo, ya que te costará más hacer los agujeros.

    Eso sí, desde ya te podemos decir que instalar una cerradura cuando ya había otra puesta no es complicado, sobre todo si las medidas del modelo anterior eran parecidas. En cambio, si tienes que hacer los agujeros y todo, sí que será complicado. En este caso, te recomiendo dejarte en paz de problemas y solicitar a un profesional que te la instale. En muchas ocasiones es mejor pagar algo de dinero a una persona que sabe, que no estropear la puerta, para más tarde comprar una nueva y pedir al cerrajero que te la instale.

Clic aquí para llamarnos al ✆ 633 55 75 75